14 de julio de 2014

EL PARAÍSO ESCONDIDO

14 / 07  ESLOVENIA.   LISTOS PARA VOLVER A SALIR!!

Tierra de abejas, leñeros, cuevas, osos, contiendas y el Soča de Narnia 






Adriano, nuestro amigo cicloviajero en Noale nos había guardado las bicis y la carga durante todo este tiempo. Parecía muy serio al principio, pero resultó ser muy divertido, y hospitalario por demás. Junto a él y su familia miramos la final de la Copa!!


Jalal, amigo marroquí... por eso el té !!!




Amanece lluvioso pero las “bicis” no se aguantan más... piden salir!!

Gracias Adriano y familia !!!

Dejamos Italia atrás en Udine e ingresamos a un nuevo escenario. Un caleidoscopio de imágenes circulares, una pieza más en el rompecabezas de la humanidad.







De movida un idioma totalmente diferente: Hola = Hvala (rvala)!! Por suerte casi todos hablan inglés desde el más pequeño al mayor y en la frontera también italiano. El primer encuentro ya nos descoloca. 


Marian nos invita un vaso de jugo y nos cuenta que su abuelo era austríaco, su padre  italiano, él yugoslavo y su hijo esloveno. Bueno, podría no ser un hecho tan sorprendente  de no ser por un dato más: los cuatro son nacidos en la misma ciudad!!!


Entonces, una vez más conquistadores y conquistados son los protagonistas del día. Más allá de que les importe o no ahondar en la historia de esta región es interesante ver una vez más cómo al ser humano pareciera que le gusta vivir en conflicto. Seguir leyendo...



Durante el siglo XX los Balcanes fueron el trágico teatro de operaciones en el que se fueron dirimiendo las ambiciones políticas de los grandes países europeos. En estos cien años la región sufrió una serie de guerras y dictaduras que la asolaron continuamente, desde las guerras de independencia del Imperio Otomano hasta las guerra de la desintegración de Yugoslavia. 



Tanto es así que la palabra “balcanización” fue acuñada para expresar este proceso de desmembración y enfrentamiento, con tendencia a ser cruel. Esta peli es bastante nueva y narra una dramática historia de amor entre una mujer bosnia musulmana y un hombre serbio. Escrita y dirigida por Angelina Jolie: “En tierra de sangre y miel” 



Visitamos un museo al aire libre sobre la Primer Guerra Mundial y mi abuelo, una vez más, me acompaña en este tramo. Puedo verlo sentado, pensativo, con la cabeza gacha apoyado contra la pared de una trinchera o en su puesto de vigilancia con la bayoneta cargada sobre su hombro. Su cara sucia, cubierta por una barba desprolija y abundante, la gorra caída de costado y la mirada perdida preguntándose una y mil veces qué sentido tiene el sinsentido de una guerra. Lo vi charlando con el enemigo, fumándose un cigarrillo, tomando un té, compartiendo historias familiares… hasta que los jefes los mandaban para atrás para evitar que se hicieran amigos.



Y volviendo a lo nuestro… pedaleamos varias días junto al Río Soča (se pronuncia “socha”) y las montañas más verdes que puedan imaginar.




Nos esperaban 1.000 m de desnivel en tan sólo 9 km: el Col de Vrsič con pendientes del 14%... no nos da respiro!! A pesar de que los turistas desde las ventanas de sus lujosos vehículos nos tratan de alentar, el calor del mediodía nos va derritiendo y no logramos pedalear más que 700 u 800 metros de un tirón.



Las motos aceleran a nuestro lado como burlándose. Un italiano nos cruza con su bici  y al rato nos sorprende en la mitad de una siesta, desmayados junto a la cinta asfáltica, y nos convida un par de cervezas saborizadas!! Había terminado de bajar y ahí mismo se subió al auto y regresó para alcanzarnos algo fresco para alentar la trepada. Gracias buena gente !!



Yo llegué arriba empujando y lo único que quería era tirarme a descansar. Oscar pincha en la bajada y quedamos ahí nomás.



En la oficina de turismo de Kranjska Gora (léase Kraniska) conocimos a un par de franceses, Marie y Ben, mientras nos ponemos al día con internet aprovechando el terrible chubasco que nos acompaña todo el día. Cenamos bajo las estrellas y me pego un baño de aquellos junto al río y un fogatón que prendió Oscar para la ocasión. Eslovenia es el país por donde más limpitos transitamos; los cursos de agua abundan en cada rincón y la temperatura es más que agradable, por lo que no hay excusa para un buen baño diario !!



Varios eslovenos nos comentan orgullosos que en su tierra es el único lugar en el cual podés sacar un pez en el mismo río del cual bebés su agua y es cierto; nosotros saciamos nuestra sed en todos sus manantiales y siempre fresca y deliciosa.


Comimos un “burek”, parecido a una porción de tarta de queso, carne y cebolla con una masa hojaldrada y semi cruda ( a mí me cayó muy mal; tanto que estuve un día entero doblada).
Fuimos a hacer una caminata y yo me quedé en el primer col; Oscar siguió con los franceses hasta la cumbre.



El día está inestable y finalmente, tras la despedida, nos volvemos a refugiar en nuestra casita de tela a escuchar el tintineo de la lluvia sobre nuestras cabezas.


Al día siguiente aprovechamos los rayos de sol de la media mañana y visitamos la cascada Peričnik: pudimos pasar caminando por atrás!





24 / 07    SOLIDARIDAD MÁS ALLÁ DE LOS PRECEPTOS RELIGIOSOS



El camino que nos recomiendan de Mojstrana a Podhom es majestuoso; todo bosque junto al río!!


Otro atractivo natural para no perder fue el Gorge de Vintgar, un cañadón que partió la montaña en dos para que el agua pudiera seguir su curso. Las paredes excavadas por el río Radovna son de 50 a 100 m de altura.

 

La garganta termina en la cascada Šum, de 13 metros de altura y cuyo nombre significa, literalmente, 'cascada ruidosa'.



La erosión de la corriente creó muchas piscinas naturales y rápidos.
Las pasarelas que lo recorren permiten apreciarlo de cerca y los pozones son enormes pantallas televisivas donde nos entretienen las truchas arco iris y marrón.



La garganta fue descubierta en 1891. Poco después se instalaron las primeras pasarelas y puentes de madera para la observación y se abrió al público el  1893. Desde entonces, las pasarelas se renovaron en varias ocasiones.


Desembocamos en Bled y no nos imaginamos que sería tan "concheto", un lago de ensueño coronado con un castillo en una isla central y otro con un enorme peñón junto a la costa.


 Está que se larga así que seguimos rapidito a buscar algún lugar un poco reparado. Lo encontramos junto al río... donde un señor, quien se acerca primero a ver de qué se trata frente al incesante ladrido de su pastor, nos consiente con ocho huevos caseros, manzanas, ciruelas y un ramito de perfumada melisa. Nos quedamos a descansar el día entero bajo el refrescante aguacero.



Pasamos por Kropa con una linda historia para contar.  Es un pueblo muy tranquilo de 800 habitantes. Sólo el murmullo del agua de un pequeño canal que corre por la calle principal rompe la monotonía del silencio que se respira en sus calles. Silencio que otrora debió ser muy difícil acunar, ya que desde el siglo XV hasta el siglo XIX, varios talleres de forja estuvieron instalados aquí, debido a la abundancia de minas de hierro en toda la zona.


No hay suntuosos edificios  ni plazas monumentales. El encanto está en su ambiente tranquilo y en poder  apreciar las hermosas obras de artesanía que se encuentran en las rejas y los portones de cada casa.


Durante siglos  marcó el desarrollo económico, social, demográfico y cultural de Kropa y pueblos vecinos.  Hoy en día queda una única empresa que trabaja el hierro. Unos pocos  especialistas trabajan con la fragua y moldean el metal incandescente para obtener rejas, candelabros, lámparas y otros objetos que decoran restaurantes, hoteles o incluso casas particulares de todo el país. El resto se produce en forma industrial.


Y luego de una señora subida acampamos en las proximidades de una iglesia; para disfrutar al otro día el tobogán hacia Skofja Loka


Recién entrados al pueblo nos distrae el saludo de un señor sentado en un bar. A los gritos pregunta de dónde somos y "chistosea" con que estamos frente al mismísimo alcalde de la ciudad y que nadie como él podría ayudarnos. Lo cual en parte es cierto. Vamos a turismo y se acerca a presentarse:” Jeff de Estados Unidos”


¿Para qué son estas estructuras ?



GRACIAS JEFF Y NATASHA !!!

Hace unos meses viajando con su bici conoció a una eslovena, Natasha y luego de finalizada su vuelta, cupido lo llevó junto a ella y su hija Sara. Nos invitan a cenar y la segunda y tercer noche nos ofrecen el sótano de su casa. Buenísimo porque llueve a cántaros.


La primer noche la habíamos pasado bajo el agua en un charco de barro. Es como si todavía, después de tanto andar, no supiéramos bien dónde armar la carpa, jajaja. 


Por suerte a la mañana salió el sol y pudimos enjuagar y secar todo mientras somos testigos de una nueva muestra de solidaridad: una señora se acerca en bicicleta y nos ofrece una olla con sopa... no se olvidó de nada; trae también dos platos, dos cucharas, la sal y la pimienta!! Gracias !!



Qué lástima no hablar esloveno para poner en palabras lo que uno siente en esos momentos. Por suerte siempre está el idioma universal; le pego un buen abrazo y un beso, lo que ella retribuye con mucha alegría.

¿Habían adivinado?



Antes de partir Jeff y Natasha nos guían en un tour por los alrededores y a tan sólo 10 km encontramos el lugar perfecto para bañarnos y lavar ropa.



En Ljubljana nos vuelve a agasajar Alex con unos choclos recién cocidos a las brasas. Paramos en su lugar de trabajo; no obstante se acerca con una gran sonrisa empujando su carro y nos pide por favor si podemos corrernos un poquito. “Claro!!, cómo no?”  Entonces me ofrece el delicioso manjar y cuando le pregunto por el precio responde: "Es un regalo!". "Pero es tu trabajo", continúo… a lo que sin dudarlo agrega con una gran sonrisa: "Sí, pero yo soy el jefe!" 

GRACIAS ALEX !!!



Saboreamos los choclos mientras una banda de vientos inunda la esquina con estridentes melodías que invitan a bailar. Es una noche especial, mágica. Ljubljana, la capital, tiene 300.000 de los 2.000.000 de habitantes de Eslovenia; sin embargo es tranquila y relajada.


video

Atraído por las bicis se acerca Michael, un alemán que salió hace unos días de su pueblo natal y cuyo objetivo es unir junto a su bici las capitales de los países que transite hasta llegar a Ankara. Le parece increíble cómo viajamos nosotros; él lleva todo organizado y planificado... y a nosotros nos parece imposible la cantidad de kilómetros que hace él por día, un promedio de 150!


Antes de llegar a Rakitna se larga un aguacero de aquellos y encima es subida... encuentro un techo de 2 x 1 y lo espero a Oscar con un buen tecito. En Cerknica tenemos un par de guías muy despiertos. Son dos adolescentes que matan el tiempo de sus vacaciones pedaleando los alrededores. Nos llevan al mejor lugar junto al lago. El tiempo no nos acompaña así que la próxima acampada es bajo la autopista antes de Postojna.



06 / 08         LA BELLA DEL CASTILLO Y LA BESTIA DEL BOSQUE !!!


Nos bajamos de las bicis y nos subimos al bus que nos llevaría al Castillo de Predjama.



Este magnífico y curioso castillo está emplazado en la boca de una cueva en medio de un precipicio de 123 m y la leyenda cuenta que el Barón Erazem Lueguer, una especie de Robin Hood esloveno, atacaba las caravanas de mercaderes de la ruta que unía Viena con Trieste.



Las relaciones de este caballero con el emperador no eran muy buenas ya que trataba con sus enemigos. Pero estas empeoraron aún más cuando Erazem, en una discusión, mató a un alguacil de la corte que resultó ser familiar del emperador. El Barón se vio forzado a huir a su castillo para evitar el castigo.


El emperador puso sitio al castillo pensando que Erazem se entregaría al quedarse sin comida. Sin embargo, pasaron un invierno y una primavera y parecía que los víveres eran inagotables... ¿Por qué?... Porque el castillo era abastecido regularmente a través de un pasaje secreto que lindaba con un valle vecino. Así, Erazem se burlaba de las tropas; enviándoles incluso cerezas recién cosechadas.


Por desgracia, uno de sus sirvientes se dejó sobornar y lo traicionó. Una noche encendió una luz cuando el Barón se dirigía a un lugar secreto (el baño) dentro del castillo y en dicho lugar un cañonazo acabó con su vida.


Para no perder las mañas, a la vuelta, perdimos el último colectivo por un minuto y medio. A hacer dedo... nos levanta un belga y acampamos junto a unos rollos de fardo pegados a la ruta.



¡A ver si encuentran en esta foto la foto que sigue !


Sí, una ventana del castillo abierta en la roca !!!

Decidimos pegarle una visita al Museo de Pjuka y sí que nos salió bien; como no estaba la chica que realizaba la guiada al submarino, nos devolvieron íntegro el dinero de la entrada!! Yuuuupiii!  y encima nos dejaron entrar para sacar fotos a la bestia sumergible. 






Mañana nos toca Las Cuevas de Skocjan.


Es un fenómeno natural único y espectacular. Se trata de un laberinto de pasillos, grutas y cañones subterráneos que se formaron a lo largo de miles de años con el paso del Río Reka sobre rocas calizas. El río quedó hundido junto al resto del relieve y a su paso continua modificando este increíble paisaje subterráneo.


A pesar de que se formaron hace mucho tiempo estas grutas se conocen desde hace muy poco. Los primeros exploradores entraron en 1884. Todavía pueden verse esos precarios caminos. Hoy en día cuenta con una infraestructura muy segura y eficiente. Durante el recorrido se observan estalagtitas, estalagmitas, cañones y cascadas.


Como no se podían sacar fotos en el interior, acá les dejo el enlace para seguir admirándose con esta maravilla.


Una de las curiosidades más notorias es la existencia de un animalito muy peculiar; el proteo, un anfibio parecido a una anguila, que no tiene ojos y por ser de color rosado se lo conoce también como "pez humano" !!!


En Bistrica pedimos agua y una señora bien campechana nos ofrece pasar a su cocina y nos invita con pan casero, bondiola y anchoas. Al partir nos regala una cajita de huevos recién saliditos!!



 Nos desviamos por un camino secundario de ripio hacia las nacientes del Reka ("reka" significa río en esloveno y este se llama Reka por lo que traducido sería río Río :-) ). Una cancha de bochas, un fogón bajo techo, mesas gigantes y un galponcito no nos permiten continuar.



 Nos habían contado sobre los osos en esta región y a pesar de toda la información recopilada sobre lo inofensivo que resultan ser, si no se encuentran acorralados o están con su cría... no quisiera siquiera escucharlos merodear por ahí. Oscar se mofa y calma mi paranoia con unos chistes. Entonces puedo entregarme a los brazos de Morfeo... no habrían pasado ni 10 minutos que mi compañero me despierta con voz agitada... "Agarrá la nafta y el encendedor y salí de la carpa!" "¿Qué pasa?", interrogo entre sueños… "Escuché unos ruidos terribles allá abajo, vamos a prender un fuego!"  Para qué... traspaso la puerta de la entelada habitación entredormida, temblorosa y confundida. ¿Un oso?... Quiero verlo!, no, mejor no, a ver si le despertamos tanta curiosidad que se avalanza sobre nuestras bicis, la carpa y toda nuestra humanidad. ¿Será muy grande? Y los cuestionamientos se suceden mientras la fogata va creciendo.



De repente otro ruido estrepitoso en el camino de enfrente y las linternas se desplazan como faros en altamar. Yo estaba dispuesta a pasarme toda la noche alimentando el "ahuyenta fieras" con leñosa combustión pero a mi compañero ni el más grande especímen podría quitarle sus valiosísimas horas de sueño; así que pone manos a la obra y tras media hora de intensa labor logra forzar la puerta del galponcito para volver a su posición horizontal. Trabamos la entrada desde adentro con una robusta mesa que hizo a la vez de cama y por las dudas colgamos afuera los parlantitos con música continuada por varias horas... así el oso piensa que hay fiesta y ni se le ocurre acercarse jajaja.



No logré conseguir una foto de nuestro "osito", pero les dejo una de otro animalito... menos peligroso :)

Oscar roncó toda la noche y yo no pude pegar ni un ojo. Al otro día fuimos a conocer las nacientes del río pero no pudimos llegar dado que se hacía de noche y había que salir de la zona de osos! En el camino nos cruzamos con Franca y Liana, dos simpáticas italianas que habían viajado hasta allí alentadas por conocer donde nace el río que tras 34  kilómetros desemboca junto a su ciudad en el Mar Adriático.





Acampamos ahí nomás y a la mañana siguiente un señor en su tractor nos "echa fli" (nos pide que nos vayamos) y no nos queda otra....

¿VAMOS PARA CROACIA?.